Según un artículo reciente publicado en Harvard Business Review, el liderazgo empresarial de las mujeres va en aumento a nivel internacional; las mujeres ahora son dueñas de aproximadamente un 37 % de las empresas a nivel global. Más allá, Global Entrepreneurship Monitor (GEM) informa que 126 millones de mujeres han iniciado o actualmente mantienen nuevas empresas en operación, y 98 millones de mujeres ya operan empresas existentes (de tres años y medio o de mayor antigüedad). En conjunto, esto significa que 224 millones de mujeres tienen un impacto en nuestra economía global.

A medida que las mujeres logran grandes hitos en el mercado global, hay más oportunidades para llevar a cabo negocios a nivel internacional con nuestros y nuestras colegas. Pero tener más oportunidades para trabajar en el ámbito global no significa necesariamente que usted está preparada para navegar las complejas aguas de los negocios con colegas, clientes, proveedores o socios de otros países. 

Cuando hace negocios a nivel internacional, uno de los factores esenciales que debe tomar en cuenta es cómo dominar el arte de la comunicación transcultural. Ya sea usted la dueña de su empresa o una representante de una empresa que hace negocios a nivel internacional, es crucial que cuente con un conocimiento y comprensión profundos de las costumbres culturales, empresariales y sociales de las personas (y de los países) con los que negocia.

En los círculos diplomáticos, el término asociado con la comunicación transcultural se conoce como “protocolo”. Pero el protocolo, tal como se relaciona con su empresa, la ayuda a adaptar su estilo para que sea efectivo a través de todas las culturas y asegura que usted trate a sus colegas y posibles clientes con dignidad y respeto.  

A continuación verá algunos consejos que la ayudarán a tener éxito en el mercado global al mejorar sus destrezas de comunicación transcultural:

Tome en cuenta su propio lente cultural: No importa qué tanta evolución o concienciación cultural usted cree tener, podría toparse con barreras culturales sutiles o con ideas acerca de personas de otros países que podrían o no ser correctas. Esté consciente de eliminar prejuicios y siga receptiva ante clientes nuevos. Sobre todo, intente no juzgar las culturas y costumbres de su país anfitrión hasta que comprenda una situación desde el otro lado de la mesa. 

Evite el “control de crucero” cultural: Pensar que tiene una concienciación cultural y realmente tener una concienciación cultural a menudo no se relacionan entre sí. Conocer las costumbres de su anfitrión siempre es importante, pero debe estar alerta ante situaciones inesperadas que podrían interponerse en su camino. 

Evite desencadenar el sistema inmunitario cultural de la otra persona: Aun si está muy consciente de las costumbres y la cultura de su anfitrión, podría ofender accidentalmente a alguien con sus hábitos y comportamientos inherentes, los cuales podrían ser considerados ofensivos por otra persona. Al ser consciente hasta del comportamiento que parece más inofensivo, demostrará un gran respeto en todo ámbito. 

Conozca a su audiencia: Edúquese lo más que pueda acerca de la historia y la cultura de su país anfitrión. Cuando existen muchas similitudes entre culturas, comparta esa información para fomentar un alto nivel de respeto mutuo. 

Acepte que las situaciones transculturales son complejas: Debido a que las costumbres de comunicación y de negocios varían de país a país, usted tiene que ir a la mesa de negociaciones sabiendo que podrían ser mucho más complejas que en EE. UU. Debe estar preparado para enfrentar mayores niveles de ambigüedad y demostrar respeto y flexibilidad en todos los asuntos de negocios.

Aprenda a observar y a escuchar: Cuando hace negocios con clientes internacionales, siempre preste atención al impacto que su comportamiento tiene sobre la otra persona. A menudo puede ver claves sutiles que lo alertarán acerca del transcurso de la reunión. Al ser un buen observador y oyente, puede convertirse en un negociador más efectivo. 

Confíe en el proceso: Cuando está consciente de desarrollar confianza con su colega o posible cliente internacional, sus intenciones positivas ayudarán a entablar una relación duradera. Los negocios con países fuera de EE. UU. transcurren a un paso mucho más lento, pero cuando usted indica sus intenciones de manera clara y comedida, tendrá una mayor oportunidad de ser exitosa. 

Cómo hablar el mismo idioma: Tal vez la forma más fácil y obvia de comunicarse efectivamente con un cliente o colega internacional es hablando en su idioma. Usted no tiene que dominar el idioma, pero al menos debería aprender palabras y frases de saludos y agradecimiento en el idioma materno de su anfitrión.  

Para obtener más información acerca del protocolo de negocios a nivel internacional y de cómo afinar sus destrezas de comunicación transcultural, visite nuestro sitio web, www.psow.edu.